Héroes y Guerreros: Leon Chiro y William As conocen el cosplay argentino

Aquellos quienes admiramos a través de una pantalla nos parecen seres lejanos, incluso inalcanzables. Personas que, con mucho esfuerzo y dedicación, se han ganado su lugar en el mundo por sus talentos, sus virtudes y la calidez de su humanidad.

Esa fue la marca que han dejado estos dos talentosos y maravillosos cosplayers; tanto en el corazón de sus fans como en el mundo cosplay en Argentina. Hablamos de León Chiro de Italia, y William As, de Costa rica.

 

Leon Chiro como All Might

Leon Chiro como All Might – Boku no Hero Academia – PH: MegaFancon

mde

William As como Shiryu de Dragon – Saint Seiya  – PH: Galatea DNegro

Su llegada no fue incidental: ambos son estrellas brillantes en las constelaciones del cosplay internacional, con miles de seguidores en todo el globo . Algunos dirán que la calidez latina de William difiere de la amabilidad europea de Leon; pero lo cierto es que lograron traspasar toda diferencia y barrera posible (incluso en el idioma), para recibir con cariño y dedicación (y muchísima paciencia) a sus admiradores.

Diversión, candidez, agradecimiento y amor fue lo que dejaron a sus fans. PH: MegaFancon

Diversión, candidez, agradecimiento y amor fue lo que dejaron a sus fans. PH: MegaFancon

Ambos fueron invitados por MegaFancon, que apostó fuerte a sus agasajados; una tendencia que comienza a estilarse en los eventos locales, medianos y grandes. El alto profesionalismo de ambos provocó admiración en los que no los conocían, y más entrega de sus fans. Por eso, es importante destacar que, entre otras cosas, William As vistió la armadura de Shiryu de Dragón de Saint Seiya por casi 12 horas, sumado a sus talleres y su participación como jurado en el concurso de cosplay.

 

Leon Chiro no se quedó atrás: tuvo 3 Meet ‘n Greet consecutivos, casi seis horas con sus seguidores; dos cambios de cosplay con All Might, ( formal y en súper traje – personaje de Boku no Hero Academia); realizó una presentación y fue jurado de cosplay; y el domingo realizó otro encuentro con el traje más famoso en su haber, Dante de Devil May Cry, en las inmediaciones de Puerto Madero.

Además de todo esto, se prestaron amablemente para realizar las entrevistas exclusivas para nosotros, en donde nos dan sus impresiones de los argentinos y su mundo cosplay. Esta nota no tiene más nada que añadir, porque lo dicen todo.

Si no los conocías o no sos fan es hora de que lo seas, porque en ellos hay para imitar  de sobra: son excelente artistas, profesionales y, sobre todo, agradecidos con los fans, a quienes les deben su carrera.

Son, en definitiva, lo que debe ser un cosplayer.

Meet n Greet - Leon Chiro - FOTO: MEGAFANCON

¡Esperamos volver a verlos pronto!

 

Banzai onceava edición patea el tablero

Más de 4 mil personas asistieron la onceava Banzai, convención  llevada a cabo dentro del Predio Ferial de Comodoro Rivadavia, Chubut.

“Nuestro evento apunta a que cualquiera pueda disfrutarlo. Queremos  tanto a un fan como a alguien que vió luz y pasó. Y en esta edición, cumplimos con nuestras expectativas”,  rememora feliz Erica Perales,  una de las organizadoras de esta convención del Sur de Argentina y también conocida por su nombre cosplayer Eru Perales.

Agradable y tranquilo, con innovación y creatividad, Banzai se destaca del resto, o al menos marca una línea que lo separa de sus pares de la Ciudad de Buenos Aires, ya sea con actividades tradicionales como el sector gamer donde se desarrollaron torneos o cabía la posibilidad de jugar en modo “free play” (Agustin y Emiliano de la revista  de gamining Ripio a la cabeza) o el área de cartas Magic The Gathering o Yu Gi Oh  o con no tradicionales. Por caso,  el Friktionary, “una genialidad exclusiva del Banzai” donde se juega un  “pictionary friki” donde el público adivina,  el “Kame Hame” adorado por los más pequeños o  su oferta gourmet que incluyó en esta oportunidad desde pochoclos recién hechos y algodón de azúcar hasta una fuente de chocolate.

El evento contó con varios invitados de renombre. Entre ellos, el célebre Humberto Vélez, recordado por haber sido el actor que supo ser la voz de Homero Simpson durante los primeras 15 temporadas de la serie, Carlos García, Dibujante, Caricaturista e Ilustrador iLustre de la ciudad de Trelew, Javier Paredes, conocido como el Wolverine o Hugh Jackman Argentino, quien también estuvo a cargo de conducir la convención,  la cosplayer Cordobesa Lady Constanza, quien ganó el concurso de la primera edición de Comicópolis con una de sus impresionantes armaduras y quien ofició de jurado en el presente junto con el Director de Fotografía de esta publicación, Carlos Escobar.

 

 

Para Lady Branks,  la convención no sólo cumplió si no que superó todo lo conocido. “El lugar era enorme, con el escenario que todo cosplayer soñaría tener para realizar su performance y actividades para todos los gustos”, asegura la veinteañera.

Sobre el concurso, este patea el tablero con la vuelta de múltiples menciones y categorías: 18 en total, que incluyen al “elegido del público”, hecho que lo que remonta a los más grandes a los primeros eventos, con cariño y nostalgia.

¿Cómo decidir, entonces, al ganador? Contanza cuenta que no fue tarea sencilla no solo por el número de participantes, sino por “la variedad de trajes y categorías que había”, pero estas en vez de hablar de podios hablaban de las “fortalezas de un cosplayer”. Por ejemplo, “mejor prop”, “mejor maquillaje”, son algunas de las categorías que el certamen premia.

Paredes, presente  cuando llamaron a todos los cosplayers en el escenario que comanda hace 3 ediciones o cuando los grupos de K-Pop hicieron lo propio con baile y estilo, coincide en mencionar que el espacio para realizar Banzai es “muy bueno” y que todo lo que hacen sus organizadores es “admirable”.  “Se mejoran a sí mismos día a día”, asegura.

Como si esto y los casi 57 stands repletos de merchandising, libros, cuadros y figuras, todo material muy variado,  fuese poco, las artes medievales fueron incluidas en un sector de arquería tradicional, una experiencia que solo se disfruta, por lo general, en ferias de ese estilo de mano del grupo Attack de la ciudad chubutense. Los asistentes podían observar demostraciones o animarse a probar por ellos mismos la experiencia. Se sumaron, a su vez, los integrantes del equipo de Innomine con un ajedrez de época medieval. Con sus historias, espadas, martillos y ataviados con ropa tipica dieron una impresión más que impactante.

Para culminar la experiencia, se presentó el genial Vélez, quien recibió de parte de otro grande, el caricaturista y dibujante de Trelew, Carlos Garcia, un dibujo de Homero. Su Show que tiene mucho de Stand Up y de su personalidad, es un acto por demás histriónico, que no se puede dejar de ver al menos una vez en la vida. “Marcó un antes y un después en el sur en el mundo friki. Fue revolucionario”, no duda Paredes.  Tampoco en mencionar que lo mejor de Banzai fue “la gente”, desde organizadores, público e invitados.  “Se nota que es un evento hecho con mucho amor para todos”,  expresa sincera Branks. Quedan todos cordialmente invitados.

Opinión por @CarlosEscobarPH

“Lo que primó fue la cordialidad,  muy lejos de las diferencias, las intenciones de mostrarse y brillar de uno por sobre el otro y la competencia injustificada. Cosplayers, Organizadores de eventos y gente de Stands de Buenos Aires hay mucho para aprender del Interior del País ya que son los primeros en dar lecciones de humildad”.

 

Breve historia del cosplay en las convenciones por Dr. Doom

12721955_1771276483105443_422676789_nBuenas gente, soy Dr. Doom o simplemente Camilo, para los que ya me conocen por fuera del fandom.

Intentaré hacer un resumen de la historia de las convenciones y los inicios del cosplay en las mismas sin extenderme demasiado para que esto no sea algo aburrido, ya que claramente este hobby de eso no tiene nada.

Como sabrán algunos, sino les comento, lo mío en particular es el cosplay orientado al cómic, por lo tanto es normal que desarrolle un poco mas sobre este tema, que a fin de cuentas, tiene un poco mas de historia y algunos puntos muy interesantes, que quizás ustedes, lectores no conocían.

¡Comencemos!

El cosplay tuvo uno de sus inicios en la década de los 70´ en Japón, en los “cómic market” en las calles de Odaiba, una especie de feria de mangas organizadas por editoriales chicas y dibujantes amateur, como una forma de llegar a los lectores y promocionar sus productos.
En  esos eventos, grupos cada vez mas grandes de fanáticos, los llamados otakus, se disfrazaban de personajes de manga para ir de compras o simplemente para juntarse sin otra excusa.
También, claro está, para disfrutar de las sensuales maids en los puestos de café y bocadillos.

Esto se fue convirtiendo en una moda en ese país, a tal punto que hoy se lo reconoce como una subcultura del mismo, extendiéndose a eventos temáticos con gran apoyo económico y hasta a recitales con versiones proyectadas en 3D con láser, de personajes de algunos mangas.

Por esa misma época, en algún lugar de los Estados Unidos, se estaban comenzando a organizar un grupo de frikis, dibujantes y fanáticos que sin saberlo crearían una revolución a nivel comercial, social y artístico en ese país que llegaría a extenderse a nivel mundial: LAS CONVENCIONES DE COMICS.

12896273_1771276476438777_1094864409_o

Llamada en sus inicios “Golden State Cómic-Con”, la primera convención, la original y más famosa, con sede en San Diego, veía la luz.

El lugar elegido fue el Grand Hotel en San Diego, donde, en su primera edición, casi 300 personas, reunidas gracias al boca en boca y a la visión de Shel Dorf, un dibujante de tiras cómicas que tuvo esta epifanía,  comenzaron a juntarse una vez al año a partir de ese momento para compartir su fanatismo y sus hobbies.

La idea de Shel fue evolucionando, empezando por el cambio de nombre definitivo que le daría fama: “San Diego Cómic-Con” en 1973, para luego resumirse en SDCC años después.

12421857_1771276466438778_1157602103_n

Aquí nacieron, a mediados de los 70´,  los primeros desfiles de Cosplay llamados: “Mascaradas”, que mas tarde, llegando ya a fines de la década, terminarían siendo uno de los atractivos más importantes de este evento, junto con la presencia de artistas e historietistas reconocidos.

La Cómic-Con fue aumentando exponencialmente su nivel de público, tanto así que tuvieron que mudarse por falta de espacio y terminaron copando el Centro de convenciones de San Diego y llevando a más de 6500 personas.

comic con san diego

 

Se volvió tan popular que atrajo la atención de editoriales, fabricantes de juguetes y figuras de acción y lo que terminó de coronar el boom de esta idea: Hollywood.
En Argentina, no sería hasta finales de los 90, con la primera “Fantabaires” en el ´97, con sede en el Centro Cultural Borges y organizada por Andrés Accorsi de la revista Comiqueando, que se vería acá un vestigio de lo que podría llegar a ser una revolución cultural en un futuro no muy lejano.

Hoy en día con la locura generada por el manga y el animé y el amor por la cultura asiática, se ha generado una tendencia a tener 1 o 2 eventos Otakus por fin de semana, y en menor cantidad a nivel cómic, siendo referentes de estas convenciones en la capital de Buenos Aires por ejemplo la Otaku Matsuri, BA Cómic y Argentina Cómic-Con, y en el interior la Crack Bang Boom de Rosario, a mi gusto la mejor y mas completa convención del país.
12900013_1771276473105444_2119419146_n

Ya centrándonos mas en el cosplay, especialmente el de superhéroes que es mi favorito, podría decirse que todo comenzó con la incursión del cine en el mundo del cómic desde finales de los 40´ con títulos no muy masivos y empezando una caminata heróica con series de TV que presentaban a personajes como: Batman, Superman y Tarzán entre otros, aunque no fue hasta 1966 con el estreno de la película “Batman:The Movie”, la cinta que coronaba la exitosa serie de Adam West y Burt Ward, que empezó el fanatismo por querer calzarse el traje de superhéroe.
12674496_1771276456438779_1857195318_n
Así empezaría la batalla cinematográfica entre las dos casas más prestigiosas de cómics DC y MARVEL, quien en 1977 se arriesgaría por este medio con la película The Amazing Spider-Man, protagonizada por Nicholas Hammond, secuela de la afamada serie de TV, la cual tuve el placer de ver en el cine (no en esa época claramente), y que sería fácilmente superada en éxito en 1978 por la película Superman dirigida por el gran Richard Donner con Christopher Reeves como el héroe favorito de América, película que se volvería de culto solo meses después.

De ahí en mas sería una escalada sin fin, a la que se unirían otras empresas de cómics menos conocidas también, pasando por: Supergirl, Batman, Capitán América, las Tortugas Ninja, Dick Tracy, Fantastic 4, Rocketeer y Spawn entre otros, hasta el día de hoy, luego del estreno de Deadpool y Batman v Superman, y esperando el estreno de Civil War, para volver a ver a nuestro amigable vecino Spiderman en pantalla grande.

 

12527785_1771276453105446_1072831770_n

En nuestro país, como dijéramos antes llegaría este boom de la mano de Fantabaires a fines de los 90´, empezándose a ver y formar grupos de amigos que se desafiaban a disfrazarse o a hacerlo por el mero hecho de desvirtuar la rutina.
Aunque en nuestro país el 80% del Cosplay hoy sea otaku, el nivel del Cosplay de cómic no es para nada menor al de USA, si bien tenemos que tener en cuenta que es muy difícil conseguir los mismos materiales y servicios, y más aún lo caro que sale acá mantener este hobbie.

En un principio hacíamos todo de tela y cartón, hoy en día eso evolucionó dando lugar a las armaduras de goma eva y cartapesta y para los más adinerados de fibra de vidrio o el tan deseado Worbla.

Esto que empezó como algo de unos pocos, como una manualidad casera, una excusa para encontrarse a compartir nuestro frikismo, o solamente una demostración del fanatismo o cariño que le tenemos a un personaje, hoy en día da trabajo tanto a decenas de cosmakers que ofrecen el servicio de confección de Cosplay a pedido y a medida, como de propmakers, que se encargan de la parte de armas y accesorios de algunos personajes, siendo estas modeladas a mano y talladas en madera y hasta hechas por termoformado o por medio de tornería.

 

12674530_1771276449772113_1629045729_n

El cosplay señores y señoras, ha dejado de ser un juego de niños para terminar convirtiéndose en una parte central de las convenciones, desde un titulo personal, ya sea de cosmaker o cosplayer hasta un tipo de movimiento artístico y lo más importante, una parte de la cultura que esta siendo de a poco reconocida en el ambiente del arte y hasta por el Ministerio de Cultura de la Ciudad, quien comenzó a ceder centros culturales barriales para que realicemos nuestros eventos y despuntemos nuestro fanatismo.

Hoy por hoy, no se puede concebir un evento sin un desfile de cosplay, algunos solo dan lugar a la vueltita en la pasarela o en el escenario, otros como Otaku Matsuri o BA Comic, suben la vara con intercambio de cosplayers en competencia a nivel internacional y nacional, respectivamente, extendiendo el nivel de lo que empezó como un simple hobbie, hasta el punto de ser, merecidamente denominado un arte.